road trip de 10 días por la costa Oeste de EEUU, septiembre 2004

 Bien, este año tocaba hacerse un road trip por Estados Unidos, ya está bien de cruceros. Decidimos ir a la costa oeste, queríamos experimentar el sueño americano, ver de primera mano todo lo que vemos en el cine y en la tv. Por eso volamos a Los Angeles y de allí con un coche de alquiler fuimos al Gran Canyon y a Las Vegas, pasando por San Diego y de allí vuelta a Los Angeles por la Highway 101, recorriendo el pacífico. El viaje lo hicimos en septiembre de 2.004. Decidimos ir a la Costa Oeste puesto que en la Costa Este estuvimos en el 2.002 (Miami), y porque además nos llamaba mucho visitar Los Ángeles.

Vivimos en Castellón, por lo que el día 10 de septiembre salimos desde el Aeropuerto de Manises (Valencia) dirección Los Ángeles, vía Barajas y Chicago, todo esto con Iberia a un precio bastante económico.
Salimos por la mañana sobre las 6 de Valencia y llegamos a las 7 ú 8 de la tarde, hora Los Ángeles ganando un día al reloj. Bueno, pues una vez aterrizamos en LA fuimos a un Rent a Car en el mismo aeropuerto (hay un montón), y allí mismo alquilamos un coche para poder conducir por los tres Estados que queríamos visitar. California, Nevada y Arizona.
Unicamente ibamos con la reserva de esa primera noche de hotel en Sunset Boulevard (LA), el resto iba a ser una aventura.
En cuanto arreglamos los papeles del alquiler del coche, metimos el equipaje en el maletero y sacamos el coche del garaje, comenzó nuestro particular “sueño americano”, !!!estabamos conduciendo por Los Ángeles y teníamos diez días por delante sin haber reservado una sola noche de hotel, alucinante!!!
Bueno, encontramos el hotel en Sunset sin ningún problema, no sin antes disfrutar conduciendo por primara vez por LA, y después de cenar una enorme Cheesburger nos fuimos a descansar del agotador viaje desde Castellón.
Al día siguiente nos levantamos pronto y salimos dirección Las Vegas, todo esto gracias al mapa de carreteras de los tres Estados que ibamos a recorrer que compramos en una gasolinera. No hay mayor problema, al igual que en todas las estaciones de servicio se encontraban ejemplares gratuitos de revistas con infinidad de moteles a unos precios muy asequibles por todas las localidades de cada Estado. Está todo muy bien organizado.

Cogimos una carretera Interestatal en dirección a Las Vegas y enseguida empezamos a dejar el bullicio de LA y nos metimos en pleno desierto de California a través de una autopista de tres carriles, alucinante.
Paramos en la misma autopista, en un pueblo llamado Barstow, donde hay un Out Let inmenso que estaba junto a la carretera, allí hicimos algunas compras (la ropa de marca americana merece mucho la pena), comimos, repostamos el coche y continuamos viaje hacia Las Vegas.

Como aún era temprano y queríamos entrar a la ciudad de Las Vegas de noche (por habernos sido recomendado en todas las webs que habíamos visitado), dejamos la Interestatal y contínuamos por una carretera secundaria. Esta carretera era mucho más auténtica, puesto que atravesaba el Death Valley y el paisaje era de película.

Bueno, después de un encontronazo con la Highway Patrol del condado de Independence (una denuncia por exceso de velocidad, mucho cuidado con las velocidades en USA), llegamos por fin a Las Vegas a la luz de la luna, IMPRESIONANTE!!!, Avenidas llenas de inmensos hoteles, todos con sus casinos, atracciones, coches espectaculares, etc…

Utilizando la guía de moteles que comenté anteriormente, enseguida encontramos uno que estaba bastante bien, con su parking y su piscina exterior (son todos idénticos), estaba situado en el Strip, la avenida principal de Las Vegas. En este Motel reservamos dos noches.
Esa primera noche cenamos en un casino y nos acostamos pronto.

El segundo día en Las Vegas recorrimos los grandes hoteles, todos ellos visitables y todos ellos increibles!!!, El MGM, New York New York, Bellagio, Luxor, Caesar, Flamingo, Mandalay, Mirage, Treasure Island, etc…
Después de un día agotador, cenamos algo de fast food (el menú habitual de todo el viaje) y nos fuimos a descansar porque al día siguiente queríamos salir hacia el Gran Cañón.

Nos levantamos temprano y cogimos una Interestatal hacia Arizona, después de pocos kilómetros llegamos a la frontera de los estados de Nevada y Arizona, donde está la presa de Hoover Dam, allí paramos a tirar unas fotos. En esta presa, que está llena de turistas, se grabó una escena de la primera parte de Superman.
Continuamos por la Interestatal hasta que nos volvimos a aburrir y nos salimos por otra carretera secundaria donde paramos en un pueblecito muy auténtico a comprar algo de comida en un supermercado para no perder mucho tiempo, puesto que de Las Vegas al Gran Cañón hay unos 500 kilómetros (que a 80 km/h se hacen bastante largos).
Después de comer seguimos hasta el estado de Arizona por la famosa ruta 66, toda ella minada de pueblecitos con tiendas de souvenirs, etc…

Pasamos por un par de reservas indias, y ya de noche llegamos al pueblo de Williams (Arizona), a unos 80 kilómetros del Gran Cañón. Este es un pueblo tipo Oeste amerícano muy auténtico también donde no faltan los moteles a buen precio, allí cenamos y nos fuimos a descansar.

Al día siguiente después de desayunar en el motel, en casi todos te dan café y donuts, condujimos hasta el Parque Nacional del Gran Canyon, donde nos quedamos impresionados por las espectaculares cortadas del Cañón, desde los miradores hay unas panorámicas increibles, no recomendadas a gente con algo de vértigo. Todo lo que escuchas en esos miradores es el viento y: Oh, my God!!!

Pasamos mediodía en el Cañón, comimos unos sandwichs en un merendero donde sólo faltaba que apareciera el Oso Yogui y nos fuimos atravesando el estado de Nevada, ahora si por una Interestatal,hacia el sur de California, una gran paliza de coche escuchando música country.
Llegamos sobre las diez u once de la noche a Palm Spring, un auténtico oasis de campos de golf y urbanizaciones de lujo en pleno desierto de California. Allí nuevamente encontramos un motel donde casualmente trabajaba un chico muy simpático que era de Marruecos, hablaba español y conocía Granada, Sevilla, etc…
Pasamos por el Museo del Ejército del Aire de Palm Spring, todo ese ambiente recordaba a la película Top Gun, y después de abandonar Palm Spring por la tarde llegamos a San Diego, ciudad fronteriza con México.

En esta ciudad si que se nota la influencia hispana, es un sitio encantador con parques y avenidas por donde pasear. En San Diego paseando por el Balboa Park pasamos por delante de un restaurante donde estaban preparando un banquete para una boda en la que el menú principal era una “Paella Valenciana”, alucinante!!!. También pasamos con el coche por delante del Estadio del equipo de Beisbol de Los San Diego Padres, donde se estaba disputando un partido, vaya ambientazo!!!.
Condujimos por la Higway 101, que va bordeando todo el pacífico hasta el tranquilo pueblo de Encinitas, donde nos quedamos esa noche a dormir. Pero antes de acostarnos nos asomamos al Océano Pacífico, era la primera vez que lo veíamos….
Al día siguiente, y después de pegarnos un atracón de donuts en el motel, nos despedimos del chaval de la recepción, de origen hindú y salimos por la Higway 101 dirección Los Ángeles.

Pasamos y paramos en playas abarrotadas de surferos de todas las edades, Oceanside, Orange County, Huntington Beach, Redondo Beach, etc…, hasta llegar a Los Ángeles City, donde lo primero que fuimos a ver fue la Zona del puerto (Long Beach), donde está el hotel-museo flotante Queen Mary.
Esa misma tarde buscamos un motel en la zona del aeropuerto y nos fuimos temprano a descansar.
Los tres días que nos quedaban de viaje estuvimos en Los Ángeles y alrededores, aprovechando un día para perderlo entero en los estudios de la Universal, muy recomendable, sobre todo el paseo guíado por los verdaderos estudios donde en ese momento están grabando series como “mujeres desesperadas”, ahora en nuestra TVE.

El segundo día por la mañana visitamos Hollywood (Teatro Chino y paseo de la fama) y buscamos la famosa Hollywood sign; esa noche fuimos a cenar a Santa Mónica, y al día sigueinte fuimos a Venice Beach, donde se han rodado las series de Los Vigilantes de la Playa, Los Policías en bicicleta, etc… .
Es una playa en la que no faltan los gimnasios, canchas de baloncesto, puestos de vendedores ambulantes, pitonisas con bolas de cristal, etc…
Y el tercer y último día de estancia en LA visitamos el Down Town de la ciudad y el barrio denominado El Pueblo, donde parece que estés en México.
Por la tarde fuimos por la Higway 101 atravesando las playas de Malibú hasta Santa Bárbara, una localidad muy pintoresca, con callejuelas muy españolas llenas de restaurantes y comercios. Allí hay todavía una de las Misiones mejor conservadas, fundada en su día por los Mexicanos.
Bueno, y así llegamos al final de nuestro sueño americano, con un viaje interminable hasta Valencia con escala en Nueva York incluída.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s